viernes, 24 de febrero de 2017

Renacimiento (siglos XIV y XV).


Arte del Renacimiento from javier
Disponible para descarga desde Google Drive.

San Jorge (Donatello)

Donatello. San Jorge se trata de una obra realizada para la iglesia de San Michele de Florencia, encargado por el gremio de los coraceros.

Dice Vasari “en su cabeza se reconoce la belleza de la juventud, el ánimo y el valor con las armas, una vivacidad de gallardía terrible y un maravilloso gesto de movimiento dentro de la piedra

Está considerada como la primera figura renacentista. Figura religiosa cristiana tratada con rasgos individuales como si de un retrato de un caballero renacentista se tratara. 


San Jorge era soldado romano, en el siglo IV, se convierte al cristianismo negándose a obedecer las órdenes imperiales de perseguir a los cristianos. Será torturado y ejecutado. Posteriormente otra leyenda medieval muy extendida lo representa, en uno de sus muchos viajes venciendo al dragón (en el cristianismo símbolo de Satanás).

La vestimenta romana y el pelo rizado le dan un aire clásico a un santo cristiano, y a la vez a los elementos romanos se les da un carácter cristiano. Serenidad de un santo y simplicidad formal se combinan con la sobria elegancia de la representación renacentista de un caballero aristocrático. También se le encargó que hiciera el nicho. El nicho consta de dos pilastras clásicas haciendo que la figura se adelante al espectador, pudiéndose ver de frente y de perfil, introduciendo el perfil como novedad en las esculturas. El escudo define el eje de la figura tanto en altura como en anchura con la horizontal de los hombros.


En el basamento que sostiene su tabernáculo, trabaja un bajorrelieve en el mármol, representa a San Jorge sobre un caballo matando al dragón. Utiliza una técnica en la que rebaja el volumen de los distintos planos, desde casi el bulto redondo en el primer plano a uno casi imperceptible (schiacciato extremo bajorrelieve) en el último creando una sensación atmosférica de espacio. Esta técnica la llevará a la perfección Ghiberti en las puertas del Paraíso unos diez años más tarde.